miércoles, 10 de noviembre de 2010

165 euros por tomar un refresco

Me encontraba el pasado 17 de Octubre, sobre las 3 de la mañana en la plaza de San Agustín. Acababa de salir a la plaza porque venía del bar de al lado y estaba tomando una bebida energética, acompañada de 3 amigos, los cuáles no tomaban nada, mientras decidíamos a qué sitio íbamos a continuación. No estábamos armando escándalo, ni hablando fuerte siquiera. En ese momento llegó la policía local y nos pidieron la documentación, yo se la dí; de repente vi como se alejaban y empezaban a escribir una multa.
Me acerqué y pregunté ¿Qué ocurre, por qué me multáis si no estoy haciendo nada malo, además ¡lo que bebo es Redbull!? El policía me contestó que si no sabía que ahora estaba prohibido beber en la calle, si no conocía la nueva normativa. Le dije que no, que sé que no se puede beber alcohol pero yo no bebía alcohol, simplemente tomaba esto (mientras le mostraba que no era nada más que la bebida energética).El policía me contestó diciéndome que daba igual, que no se podía beber nada, lo cual me resultó totalmente absurdo; por lo que decidí no firmar la multa al no estar de acuerdo, no hacía nada malo.

Diez días después recibí la notificación de la multa, en la cual ponía Hecho denunciado: botellón y la multa a pagar son 165 euros

(botellón es un fenómeno típico que consiste en reuniones de jóvenes -en ocasiones multitudinarias- al aire libre, en las que se consume alcohol)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada